https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2021/10/congreso-960x639_c.jpeg

Reforma laboral y polémicas erróneas


El comisario europeo de Economía, Paolo Gentilioni, ha estado por España y ha afirmado, al hilo de las polémicas sobre la reforma laboral, que “hay que defender el equilibrio entre la seguridad de los trabajadores y la flexibilidad de las empresas”. Le hemos trasladado al bueno de Paolo que ojalá en nuestro país ese fuera el núcleo del debate sobre la reforma laboral. Por desgracia estamos en una fase previa. Aquí no se está discutiendo si se coarta o no “la flexibilidad de las empresas”, sino si se pone coto a formulas de explotación laboral y competencia desleal entre empresas.

https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2016/03/conflictos-960x640_c.jpg

La OCDE y la subcontratación


La OCDE recomienda que quienes trabajan en las subcontratas estén cubiertos por el mismo convenio colectivo que el de la empresa principal.

Es bastante habitual que cuando alguna instancia internacional o multilateral presenta algún informe que avala las políticas económicas ortodoxas del neoliberalismo, ese informe “ocupe escena”. “Rigidez del mercado laboral”, “dualidad laboral”, “insostenibilidad de las pensiones”… si usted quiere relevancia pública de un informe use esta terminología: el éxito de crítica y público lo tiene garantizado, diga después lo que diga.

Otros pronunciamientos tienen más difícil su salto al estrellato. Sin embargo se están moviendo cosas. El relato vinculado a las políticas de austeridad, de desregulación del modelo laboral, la desfiscalización en la economía, etc., es un relato cada vez más contestado. No solo por una deseable apelación a la justicia social, sino a la  propia eficacia económica. De hecho el fundamentalismo neoliberal en el que se han puesto a competir nuestras derechas patrias (el último episodio la reacción hiperbólica con los anuncios sobre la ley de vivienda) empieza a ser una cierta excentricidad rigorista. Falta poco para que el mítico bote que las cuadrillas de txikiteros ponen para tomar potes (chatos de vino) pase a ser otra muestra de comunismo ortodoxo que atenta contra la libertad de mercado y empresa…

El IPC, el Pisuerga y Valladolid.


El INE acaba de publicar el adelantado del IPC de septiembre y sitúa su variación anual en el 4%, siete décimas más que el observado en agosto. Este incremento de precios es una pésima noticia para las rentas más modestas: salarios, pensiones mínimas y en general, todas aquellas situaciones donde un incremento de este tipo (centrado además en bienes básicos como la electricidad) supone una merma de rentas que dificulta la supervivencia.

En este momento, el alza de los precios es un fenómeno internacional. En agosto la Eurozona registró una inflación del 3% y EE.UU. del 5,3%.

https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2021/09/ahorasi-960x240_c.jpeg

¿Y si sale bien?


La pasada semana en la tertulia de Hora 25, Daniel Bernabé se refería a la polémica sobre la subida del SMI. Venía a afirmar que las posiciones contrarias a su elevación venían de una prevención que nadie va a afirmar de forma explícita: “¿Y si sale bien?”. Es decir, ¿y si en un contexto de fuerte subida de los salarios mínimos, el empleo en España sigue evolucionando favorablemente?

No me parece mal tirada la pregunta retórica. Porque desde hace varios días yo también tengo la impresión de que cuando polemizamos sobre el salario mínimo interprofesional, no se está hablando ya solo del SMI, sino en general de la ideología subyacente a la evolución de los salarios.

https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2019/02/8f2-960x538_c.jpg

Retórica incoherente


Estamos asistiendo a la concreción de algunos de los proyectos con los que se quieren utilizar los fondos de recuperación europeos. El PERTE sobre el automóvil o el anuncio de la “Manifestación de Interés” para una inversión mil millonaria en ARCELOR que avance en el proceso de des-carbonización en la producción de sus plantas, son dos ejemplos.

Estas noticias relevantes pueden reforzar una tentación que se viene apreciando en el Gobierno de España en las últimas semanas. Sucumbir a la idea de que la inercia del crecimiento económico del segundo semestre de 2.021 y del año 2.022, junto a la paulatina concreción de las inversiones de los fondos NGUE, le bastan para ir ganando posiciones electorales. Y deslizándose por la pendiente de esa inercia, optar por relajar o incluso dejar en vía muerta la agenda reformista comprometida en su programa de Gobierno.

https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2021/07/bde-960x720_c.jpg

Escoger las preguntas. Vivienda, empleo y SMI


El pasado 5 de julio “Cinco Días” publicaba una reseña sobre un informe de la OCDE con un impactante titular “La OCDE advierte de que los altos precios de la vivienda pueden ahogar la reactivación del consumo”, seguido de algunos datos demoledores:

La familia española dedica a vivienda el 35,6% de su renta, un récord histórico. Este dato -ya de por sí relevante- es una media. En el quintil de hogares con ingresos más bajos la cantidad asciende al 37% del total de la renta. Por encima de lo dedicado a la “comida y ropa” (26%) y más que triplicando a cualquier otra “partida” del presupuesto familiar.

También hacía lecturas comparadas afirmando que “la vivienda, principalmente la que está en régimen de alquiler, representa en promedio el mayor gasto de los hogares en el conjunto de la OCDE en todos los grupos de ingresos, por delante de la alimentación y la ropa, el transporte, el ocio, la salud y la educación”.

Secciones