Tag: situación política

https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2019/04/acto-madrid-960x540_c.jpg

Las razones que nos dieron para votar el 28 de abril


El Consejo Confederal de CCOO acordó impulsar una serie de actos para concienciar de la importancia del voto en las próximas Elecciones Generales y la necesidad de fortalecer políticas progresistas desde la izquierda. Lo hemos hecho porque pensamos que no estamos ante unas elecciones más. Las tres opciones en competencia de la derecha han entrado abiertamente en una propuesta política de desmontaje del sistema de lealtades sociales y territoriales propios de un estado social y de derecho como el que prescribe la Constitución. Ahora mismo, apostar por la convivencia, la cohesión, la igualdad, la demochicascracia frente a “eso” que dicen que van a hacer, pasa por una mayoría progresista. No valen excusas. Hay que votar.

Madrid, Sevilla y Córdoba contaron con amigos y compañeras del mundo de la literatura, el teatro, la poesía, la música o el periodismo. En Córdoba nos hemos preguntado: “¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?”. Y nos han obsequiado con esta preciosidad.

“A favor de la vida que sin libertad no es vida y sin fraternidad tampoco. Contra el cuchillo del dogma y los caballos de troya. 

A favor de los brazos abiertos, iguales y diversos.

Contra los pájaros de mal agüero pero decididamente a favor de las aves de paso. 

Gritamos salud para entrar en los hospitales como en las azucenas. Y evitar la sangre de las damas.  

Educación, decimos. Y hay todavía música de lluvia en los cristales.

Derecho a ser y a morir incluso, exigimos. Un techo donde urdir los días presentes y el amor venidero. 

Dignidad y trabajo, la frente alta. Pero también el derecho y el deber a ser personas. Y a exigir rosas, no sólo el pan nuestro.

Que la policía no entre en los dormitorios. Que la justicia y la belleza acuñen su moneda.

Mujeres sin bozal, niños con cometas, ancianos sin nostalgia y que todos sean felices porque también tengan permiso.

Que cesen el olvido histórico y los suburbios del bienestar.

Calles mestizas sin naufragios de besos y trenes que vuelven. Para gritar a las urnas cada vez que llamen a las armas. Por eso votaremos el 28 de abril. Para que la cultura sea una costumbre y la palabra siempre sea de honor.”

 

andalucia

La pugna narrativa: necesitamos una agenda social


No hace demasiados meses, eran frecuentes los debates sobre la paradoja de que España creciera económicamente pero los salarios permanecieran estancados. Un acuerdo entre el PP y el PNV revalorizaba las pensiones un 1,6% enmendando (de forma temporal, eso sí) la propia reforma de pensiones que el PP consideraba intocable. El Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva que suscribíamos CCOO, UGT, CEOE y CEPYME (subidas salariales en torno al 3% y 14 mil euros de Salario Mínimo de Convenio) tenía una buena acogida y se generalizaba la idea de que hacía falta una subida salarial en España. El debate socioeconómico se abría, mal que bien, paso en una realidad política monopolizada en los últimos años por la “cuestión catalana”.

https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2018/12/IMG_0142-960x437_c.jpg

CCOO 2019: ASEGUREMOS EL FIN DE LA AUSTERIDAD. ES EL MOMENTO.


 

El millón de compañeros y compañeras afiliados a CCOO, nuestros 97 mil representantes elegidos en las empresas, han sido un factor decisivo para que en este 2018 que termina, hayan empezado a revertirse algunas de las políticas antisociales de la última década.

Como es conocido, la economía en España crece desde hace varios años. De hecho ya en el primer trimestre de 2017, nuestro país producía más bienes y servicios que antes de la crisis económica de 2008. Sin embargo este crecimiento no se está distribuyendo entre la mayoría social y la clase trabajadora en la forma necesaria. La razón es que durante estos años se ejecutaron distintas reformas (laboral, de pensiones, fiscales…) que han traído las consecuencias que ya conocemos: caída de los salarios y las pensiones, deterioro de los servicios públicos, precariedad en el empleo, nuevas formas de explotación laboral… LA DESIGUALDAD COMO NORMA. 

Subida del SMI y de pensiones: bien. Ahora a por las reformas.


Cuando hace ahora un año suscribíamos la senda de crecimiento del SMI que lo situaría en 850 euros al mes el 1 de enero de 2020, era imposible prever el cataclismo político que iba a cambiar el Gobierno en apenas 6 meses. Aquel impulso al SMI pretendía intervenir directamente en los salarios más bajos de los convenios colectivos, en la idea de impulsar un alza generalizada. La caída salarial en España en los últimos años era patente, pero era especialmente grave en los salarios más bajos.

https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2018/05/1-de-mayo2-960x640_c.jpg

La nueva situación política: entre lo urgente y lo necesario


“El Gobierno y su partido, y de forma indirecta el conjunto de fuerzas progresistas, necesitan perfilar el tipo de país que quieren en el medio-largo plazo, tomando medidas en el medio-corto plazo que den fiabilidad al proyecto estratégico¨… “En este momento creo que no hay mayor elemento de potencial aglutinante de mayorías sociales que la lucha contra la desigualdad.”

 

La moción de censura que sustituía a Rajoy por Pedro Sánchez en la Presidencia del Gobierno, ha abierto un escenario de esperanza, ha inducido un cambio en el estado de ánimo en una parte importante de la sociedad española. Esta especie de catarsis de optimismo, sin embargo, concilia mal con las dificultades objetivas a las que se enfrenta el nuevo ejecutivo.

https://unaisordo.com/wp-content/uploads/revslider/proba/Gernika-044-1-960x412_c.jpg

La responsabilidad de las instituciones en el tipo de acción sociopolítica de los sindicatos vascos


El debate no es si el sindicalismo tiene que jugar un papel sociopolítico o no. Faltaría más a estas alturas tener que discutir lo que ganamos hace 40 años. La cuestión en Euskadi es que el rol de los sindicatos en la relación con las instituciones y con las patronales no está normalizada, ni renovada a las nuevas necesidades del contexto socioeconómico. Y en eso el Gobierno Vasco tiene buena parte de responsabilidad; y eso es algo que fomenta que algunas organizaciones jueguen a ejercer papeles en la arena política.

 

Lleva un tiempo instalada una polémica bastante artificial en Euskadi. Sobre qué papel debe jugar un sindicato a la hora de verter críticas, meterse en “arenas políticas”, o la utilización de su representatividad y legitimidad para “inmiscuirse” en disputas partidarias. Digo que es artificial porque se plantea desde contradicciones irreales y que no debieran estar en disputa.

En primer lugar, es absurdo plantear que una organización sindical no pueda (incluso deba) tener una posición definida, activa y explícita sobre cuestiones que van más allá del estricto perímetro de la relación laboral. Un ejemplo socorrido es la fiscalidad. Alguna vez he escuchado a responsables políticos decir poco menos eso de que “se presenten a las elecciones”, cuando las críticas por la política fiscal de las diputaciones es afilada.

Secciones