https://unaisordo.com/wp-content/uploads/2016/07/image-960x600_c.jpeg

La obra de la Asamblea de Barcelona


Eduardo Galeano, citado por Joan Carles Gallego, Secretario General de CCOO de Catalunya: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo.”

Gladys Medina, citada por Gladys Medina, camarera de piso, sindicalista: “Los grandes no son tan grandes y nosotras somos más”.

Y es que no hubo día D, ni hora H, como dijo Toxo. Comisiones Obreras se forjó como se pintan los cuadros impresionistas, con pinceladas que individualmente tomadas pueden no decir nada, pero que cuando se miran con un poco de perspectiva, adquieren la unidad necesaria para percibir un todo definido.

Aquellas comisiones de fábrica, aquellas primeras asambleas de representantes de sus compañeros fuera de las fábricas, aquellas huelgas, el “mgladysovimientismo” de los 60, las detenciones, las preguntas de la político-social cuando algún “enlace sindical” tenía un comportamiento que se salía del trazo rígido y grueso del sindicato vertical…

El viernes en Zumarraga rememorando con las y los actuales delegados/as de la zona el 50 aniversario de la asamblea que dio  luz a la Comisión Obrera Provisional de Gipuzkoa. El lunes en Barcelona, recordando los 40 años de aquel tórrido 11 de julio del 76.

Allí estaban las pgeneralinceladas pasadas, José María Campos o Maruja Ruiz, las presentes como Gladys o Mari Carmen Jiménez. Y por supuesto allí estaban nuestros Monets y Renoirs. Marcelino en la foto central, Nicolás como si no fuera con él el calor sudoroso del tentempié de la Via Laietana. Y tantos otros y otras. Serían miles los nombres para definir nuestro cuadro.

Al salir en el tren el sol nos hizo un guiño. Se puso rojo y se puso impresionista. Saludaba el cuarenta aniversario de la Asamblea de Barcelona, aquel espacio ganado para la libertad, hito en la historia de Comisiones Obreras.

rojocielo

Secciones