http://unaisordo.com/wp-content/uploads/2019/07/futuro-sin-960x600_c.jpg

Los índices de afiliación sindical en España.


Extracto del libro «¿Un futuro sin sindicatos?» de la Editorial Catarata.

 

Hay que tener en cuenta que en el nivel de afiliación sindical de cada país influyen varios factores que interactúan. Una cuestión muy relevante para explicar las tasas de afiliación es el modelo de relaciones laborales y, en concreto, la eficacia de los convenios colectivos que pactan las organizaciones sindicales. En el modelo español esa eficacia es “erga omnes”, es decir, que lo pactado a través del convenio colectivo es de aplicación general al conjunto de empresas o trabajadores representados por las organizaciones que han suscrito el convenio en cuestión, siempre y cuando representen más del 50% de cada parte (patronal y sindical).

Este modelo tiene enormes ventajas para proteger y regular las condiciones de trabajo en un tejido de pequeñas y medianas empresas que de otra manera carecerían de cualquier regulación. La tasa de cobertura de la negociación colectiva en España es alta, y se fundamenta en la densidad representativa del sindicalismo. Pero a los efectos afiliativos, al aplicarse las condiciones pactadas al margen de que exista o no la afiliación sindical es un modelo que desincentiva la afiliación.

En otros países, especialmente del modelo anglosajón, la capacidad de negociar del sindicato requiere de unos niveles de afiliación previos, o incluso pueden darse modelos en los que el convenio o la norma colectiva solo se aplique directamente a quienes están afiliados a las organizaciones firmantes y, por tanto, hay, a priori, un evidente incentivo objetivo a la afiliación. Todo esto no es óbice para que en estos países se hayan dado distintas dinámicas respecto a la afiliación sindical, pues es un tema complejo y multicausal.

Existen a la vez modelos sindicales, el llamado sindicalismo de Gante, donde las organizaciones representativas de los trabajadores gestionan importantes parcelas de prestaciones o bienes sociales, como el acceso a la pensión, tramitación de prestaciones por desempleo u otras. Utilidades que suelen tener una importante consecuencia en la afiliación de los colectivos afectados (pensionistas, personas desempleadas…).

Y por último la legalidad o no de la afiliación sindical libre, que aunque pueda parecer un razonamiento de Perogrullo, no lo es teniendo en cuenta que algunas de las potencias económicas mundiales en la actualidad son muy refractarias al sindicalismo independiente, como sucedía en España hace apenas unas décadas, donde no éramos legales.

 

En España tenemos una economía que se caracteriza por el peso importante del sector servicios e insuficiente industria; por tasas de paro muy altas en el contexto europeo y con una mayor presencia de la economía sumergida; un mercado de trabajo volátil que destruye y crea empleo de forma abrupta; una enorme rotación en la contratación y una altísima tasa de temporalidad; un sistema de negociación colectiva de aplicación general para empresas y trabajadores/as, estén o no afiliados o asociadas a algún sindicato u organización empresarial; una legalidad plena de las organizaciones sindicales desde hace solo cuarenta años; en España no hay ningún servicio que el sindicato preste de forma concertada con la administración y que prime la afiliación -las fundaciones que impartieron, o imparten, cursos de formación para el empleo no pueden distinguir entre afiliados o no afiliadas en la selección de alumnos-.

En definitiva que tenemos un modelo en el que la afiliación sindical no cuenta con apenas ningún incentivo externo y por tanto debe ser la acción del sindicato, en el centro de trabajo y en la sociedad la que promueva el compromiso que supone permanecer afiliado a una organización como CCOO.

 

Con todo ello,  estamos cerca de recuperar el millón de personas afiliadas, cotizantes y al corriente de pago. De ellas, más de 415 mil son mujeres. En los últimos años y particularmente en los últimos meses CCOO ha recuperado un fuerte ritmo de incremento afiliativo neto. Estos niveles de afiliación son incomparables a cualquier otra organización política o social de cualquier tipo en un país como el nuestro.

El reto del sindicato es conseguir disminuir la rotación en la afiliación ¿Qué quiere decir esto? En contra de lo que se cree, ni siquiera en los peores años de la crisis (donde bajamos unas 200 mil personas afiliadas) las altas en la afiliación desaparecieron. Lo que ocurre es que había bajas a un ritmo más alto. Esta tendencia es ahora inversa, hay más altas que bajas.

El perfil de la afiliación ha cambiado en parte. Un porcentaje de personas que deciden afiliarse a CCOO lo hacen al calor de algún problema concreto, o cuando prevén un problema en el que van a necesitar ayuda del sindicato. Hay una afiliación “utilitarista” por llamarla de alguna manera. Que “utiliza” el sindicato a demanda cuando tiene una contingencia.

El reto es que estas personas entiendan que el valor del sindicato es resolver problemas concretos, lógicamente, pero que sobre todo es organizar gente. Esto se traduce en mayor estabilidad en la afiliación y es clave para ganar poder organizado. Lo comprobamos estadísticamente. Allí donde se ha producido la afiliación en el centro de trabajo o donde hay constituida una sección sindical, el porcentaje de afiliación y sobre todo, la estabilidad en la afiliación es mayor. Y en general se corresponde con espacios de trabajo con más derechos laborales adquiridos.

CCOO debe hacer bandera de ese silogismo. En un modelo laboral postfordista, con empresas fragmentadas y normas legales de cada vez más laxo cumplimiento, cada vez  más se va a incrementar la relación causa-efecto entre tasas de afiliación y cumplimiento efectivo de los derechos laborales. Debemos establecer vínculos, lo más permanentes posibles, con los centros de trabajo donde no es sencillo organizar “endógenamente” el sindicato -normalmente por la escasa dimensión de los centros de trabajo- y fortalecer las secciones sindicales y su vínculo con el sindicato.

 

No debemos olvidar -y a veces se olvida o se hace que se olvida- que la legitimidad sindical para ejercer las funciones que nos mandata la Constitución en el artículo 7 de su Título Preliminar, proviene de la representatividad obtenida en los procesos de elecciones sindicales. Estos procesos democráticos se producen cada cuatro años en las empresas y centros de trabajo donde son convocados –no existe la obligación de tener representación sindical elegida-, pudiendo darse estas elecciones solo en las empresas con más de 6 personas asalariadas.

En España existen 75.222 unidades electorales en las que CCOO obtiene 95.000 delegados y delegadas de personal, miembros de comités de empresa o juntas de personas. Siendo el sindicato español con mayor representatividad.

12 Respuestas

  • Carlos Domínguez Ponciano el julio 14, 2019, 18:47:06

    Gracias Unai por tus puntualizaciones.
    El Sindicato de Clase debe prevalecer sobre los Sindicatos Corporativistas.
    La Unidad de Clase Obrera, Asalariada y con Conciencia de Unidad es fundamental en una sociedad individualista y con empresas multinacionales. En el Sector Público también necesitamos crear conciencia entre las/os trabajadoras, porque no podemos caer en la trampa del corporativismo sectorial.

    Responde a Carlos
  • David Toribio y Jorge Lancho el octubre 15, 2019, 08:12:21

    Somos alumnos de la URJC de Derecho Sindical.
    Opinamos que es negativo que en el sistema anglosajón debas afiliarte para tener unas mínimas prestaciones por parte del sindicato, obligando al trabajador a afiliarse. Defendemos que deberían usar otras fornas para conseguir dichos afiliados.

    Responde a David
  • Lorena Notario, Lorena Rubio, Xiana Bello, Adrián Caperote y Cristina Ríos el octubre 15, 2019, 08:20:14

    Alumnos de RR.LL. y RR.HH. + Trabajo Social, asignatura Derecho Sindical I (URJC)
    Le contestamos a su artículo ya que ha sido objeto de estudio en el aula de la asignatura de Derecho Sindical.
    Consideramos que en los últimos años los poderes públicos han eliminado derechos de los trabajadores y han desprestigiado la función de los sindicatos con el fin de conseguir ciertas propuestas que estos impedían, y así poder alcanzar su único objetivo, llegar al poder.
    Los sindicatos actuales deben reflexionar y aclarar sus ideas ante como abordar la defensa de nuestros derechos, pero deben existir. La desigualdad, la pobreza, o el desempleo se debe defender como se ha hecho hasta ahora en el ámbito laboral, con los sindicatos o con la negociación colectiva.
    Actualmente, nuestro mercado laboral ha venido sufriendo ligeras variaciones con motivo de la crisis económica. Por ende, los diversos actores que intervienen en él han tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias. Sin embargo, dicha adaptación ha sido mayor en unos actores que en otros. Tal es así, que podemos observar como la respuesta de las organizaciones sindicales en ciertos momentos ha sido bastante permisiva e incluso, podríamos llegar a decir que no han emitido una respuesta solvente ante los diversos
    retos y problemas que la sociedad les demandaba y exigía. Es por ello por lo que podemos
    afirmar que las organizaciones sindicales no han ejercido un papel protagonista durante estos
    últimos años.
    Asimismo, hemos de reconocer el papel relevante de los sindicatos durante toda la historia. Sin
    embargo y a pesar de ello, no han sabido regenerarse y actualizarse ante los diferentes
    horizontes y nuevas circunstancias de un mercado laboral cada vez más dinámico. Por tanto, cuando nos dirigimos a la actualización o regeneración, nos referimos a la obligación de estos de dar
    cobertura y protección a trabajadores que se encuentran en situaciones anteriormente
    desconocidas, tales como los falsos autónomos. También, podríamos afirmar que han dejado de
    lado todas aquellas campañas de sensibilización con la finalidad de empoderar a la clase
    trabajadora para conseguir una unificación en la lucha y conquista de derechos, ya que
    actualmente el modelo de trabajo tiende a ser más individualista, dejando de lado la conciencia
    de clase.
    Otro de los elementos claves para entender la perdida de protagonismo de las organizaciones
    sindicales han sido los casos de corrupción y la utilización fraudulenta de dinero público, en
    ocasiones para su propio beneficio. Esto ha generado una pérdida de reputación, provocado por
    la decepción por parte de todos los afiliados y en general, los trabajadores. En consecuencia,
    han conseguido que la sociedad esté escéptica ante sus funciones y reclamen, como es normal,
    una mayor transparencia en sus gestiones, siendo esto último una asignatura pendiente.
    Esperamos su respuesta y le proponemos que acuda a alguna de nuestras clases con el fin de ampliar nuestro conocimiento sobre la materia.
    Gracias de antemano, un cordial saludo.
    Lorena Notario, Lorena Rubio, Xiana Bello, Adrián Caperote y Cristina Ríos.

    Responde a Lorena
  • Alumnas Derecho Sindical I Urjc el octubre 15, 2019, 08:25:50

    Contestamos a su artículo debido a que lo hemos estudiado en la asignatura de Derecho Sindical del grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos y queremos comentarle lo siguiente:
    Hoy en día, el sindicalismo en España está visto desde una perspectiva mas individualizada como por ejemplo la presencia de una afiliación rotativa de los trabajadores, los cuales se afilian cuando les surge un problema y se dan de baja cuando éste se soluciona. A esto hay que sumarle que la afiliación no es obligatoria ya que es una labor legal y subvencionada.
    Como usted ha comentado, en otros países afiliarse a un sindicato implica una serie de beneficios directos que en en nuestro país no se dan (desempleo, jubilación, etc.), lo que produce un indice de afiliación mayor. Sin embargo, puede verse desde una perspectiva de «obligación», al no poder disponer de esa serie de ventajas si no estás afiliado a dicho sindicato.
    Por último, en este país, tendríamos que adquirir una mayor conciencia de clase para conseguir grandes mejoras, estabilidad y organización.

    Un saludo, gracias. Nos encantaría que asistiese a nuestra clase.

    Desirée, Paula y Ana.

    Responde a Alumnas
  • Alumnas Derecho Sindical I - URJC el octubre 15, 2019, 08:25:58

    Buenos días, Unai:
    Contestamos a su artículo porque ha sido objeto de estudio en la asignatura de Derecho Sindical I. Le dejamos una breve opinión sobre su artículo.
    En lo referente a los índices de afiliación en los sindicatos, creemos que es necesaria una mayor información por parte de los sindicatos hacia las personas y viceversa, ya que, como usted comentó, actualmente la gente se afilia por «utilitarismo», lo que hace que no haya un equilibrio de afiliados en el sindicato.
    También, referente a la economía actual en el sector servicios opinamos que los sindicatos deberían darle más voz a este sector para que se produzca menos temporalidad, rotación y fraude ya que por ejemplo, las cuotas de los autónomos y las cuotas que se pagan a la Seguridad Social por altas y bajas son demasiado altas lo que tiene como consecuencia que haya empresarios que no respeten las normas laborales de los contratos.
    Nos encantaría que viniera a clase a darnos una charla a nuestro campus de Alcorcón al grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos.
    Muchas gracias,

    Un saludo.

    Responde a Alumnas
  • CARLA PEREZ SANCHEZ y HELENA GARCÍA MARTINEZ el octubre 15, 2019, 08:27:29

    Somos alumnos de Derecho Sindical de la URJC de Alcorcón y queremos recalcar la importancia de afiliarse a un sindicato ya que mejora los salarios y prestaciones sociales, los sindicatos te respaldan y por ello hay protección personal, además de igualdad, salud y seguridad y por último la importancia de la solidaridad.
    En definitiva, cuando te afilias a un sindicato, te unes a una familia mundial.
    Gracias, nos encantaría que viniese a nuestro campus.

    Responde a CARLA
  • Alumnas Derecho Sindical I-Urjc el octubre 15, 2019, 08:28:29

    Somos alumnas de la Urjc, del grado en RRLL y RRHH. Hemos realizado una práctica de su artículo en el que reflexionábamos sobre el.

    ¿No sería mejor que los sindicatos en España estuviesen subvencionados al 100% por el Estado? De esta manera más trabajadores podrían estar afiliados sin tener que pagar la afiliación por recibir lo mismo que aquellos que no lo están o hacerlo como el modelo anglosajón.

    Nos encantaría conocer su respuesta y que viniera a nuestra universidad para profundizar en el tema.

    Un cordial saludo desde la Urjc, Alcorcón.

    Responde a Alumnas
  • ALUMNO DERECHO SINDICAL I-URJC el octubre 15, 2019, 08:29:05

    Buenos días,
    contesto al artículo publicado en este blog, debido a que ha sido objeto de estudio en nuestra asignatura y le planteo lo siguiente:
    Se hace alusión al modelo anglosajón, en el que hay que estar afiliados para que el sindicato te represente frente al modelo implantado en España, en el que el sindicato te representa estés afiliado o no en términos generales. Para que la afiliación crezca en España sin que sea una «obligación» como en el modelo anglosajón, los sindicatos deberían dar una mejor imagen para todos los ciudadanos e incentivarlos de alguna manera para que les sea atractivo el hecho de estar afiliado a uno de ellos. El hecho de la tasa que se impone, a pesar de que para muchos al mes no es elevada, para otros sí que lo es teniendo en cuenta la situación de muchas personas y familias, que viven en una situación de precariedad laboral y que apenas llega a fin de mes y, teniendo en cuenta, que también reciben subvenciones por parte del estado para poder mantenerse.
    Nos encantaría que viniera a nuestro campus de Alcorcón para darnos personalmente su punto de vista.
    Un cordial saludo,
    Irene

    Responde a ALUMNO
  • Anabel Garcia, Hector Alvarez, Conrado Ruiz, Sergio Imedio el octubre 15, 2019, 08:30:26

    Somos alumnos de la URJC de Derecho Sindical I. Nosotros creemos que se debe trasformar la negociación colectiva de eficacia general a limitada a los afiliados de las partes firmantes, para permitir una mayor capacidad de autofinanciación del sindicato a través de cuotas de los sindicatos y, así una menor dependencia de las subvenciones públicas. Esperamos su respuesta, y nos gustaría que nos visitará en algún momento, gracias.

    Responde a Anabel
  • ALUMNO DERECHO SINDICAL I-URJC el octubre 15, 2019, 08:34:05

    Buenos días, soy alumna de la URJC, estoy en clase de derecho sindical y hemos leído su publicación en clase ya que nos ha parecido interesante para el desarrollo de la materia. En primer lugar, me gustaría preguntarle ¿ cuál es la diferencia de afiliarse a través de un estudio previo y a través de los modelos que se afilian directamente?
    Porqué si es real la economía sumergida, ¿no hay ninguna regulación para ella?
    En cuanto a la rotación de los turnos de trabajo, pienso que crean precariedad laboral.
    Los sindicatos, en mi punto de vista, como las asociaciones, son sistemas básicos en nuestra legislación y son imprescindibles para el sistema laboral. Es evidente, que aunque se refleje un parentesco, no hay porqué relacionar las relaciones laborales con el corporativismo, debido a que este último no es gratificante si se aplica en exceso porque no piensa en los prejuicios o implicaciones que puede causar a terceros.
    Sería muy gratificante que nos visitara a la universidad, gracias por su atención.

    Responde a ALUMNO
  • Alumno Derecho Sindical I - URJC el octubre 15, 2019, 08:40:34

    Contestamos a este estudio con objeto de practica de la asignatura de Derecho Sindical de Grado de Relaciones Laborales, en nuestra opinión cabe recalcar que la baja afiliación en los sindicatos se debe a que los trabajadores van a ser representados sin necesidad de afiliación, ya que la fuente más importante de ingresos es a través de subvenciones del Estado.
    Es cierto que el sector servicios tiene un peso importante en la que se presenta una economía sumergida bastante alta, y dado que los sindicatos conocen esta circunstancia, ¿por qué no prestan una mayor atención para erradicar este tipo de economía?.
    El incremento de mujeres afiliadas a los sindicatos, ¿no estaría relacionado con la incorporación de la mujer en el mundo laboral?.
    En definitiva también se puede dar una baja afiliación por la falta de información de las personas respecto a las funciones que realiza el sindicato.
    Muchas gracias por su atención, y le invitamos cordialmente a venir.

    Responde a Alumno
  • ALUMNOS DERECHO SINDICAL I - URJC el octubre 15, 2019, 08:58:44

    Contestamos a su articulo porque somos estudiantes de Relaciones Laborales y Recursos Humanos, y en Derecho sindical hemos estado debatiendo sobre la lectura del texto.
    Una vez analizado el comentario, observamos que la afiliación y concepto de sindicato es común para todos, pero en otros países, como los anglosajones ya mencionados en el texto, el funcionamiento es distinto.
    Observamos que en nuestro país los sectores más afectados son por ejemplo, la hostelería y en general, el sector servicios. Debemos ser mas consciente de la importancia de afiliación ya que nos puede dar; mejores prestaciones sociales, mejoras salariales, mayor protección y seguridad dado que nos sentiremos respaldados por un sindicato que conoce y apoya nuestros derechos. Al igual que la seguridad e higiene en el trabajo, puesto que en numerosas situaciones se deja de lado y no debemos consentir esas condiciones y tratos laborales.
    Nos gustaría, si fuese posible, que usted o alguno de sus compañeros afiliados, pudiera venir.
    Un saludo.

    Responde a ALUMNOS

Secciones