• Inicio
  • Medios
  • O se reparte el crecimiento o habrá conflicto (Contexto)
http://unaisordo.com/wp-content/uploads/2018/05/IMG_1837-960x600_c.jpg

O se reparte el crecimiento o habrá conflicto (Contexto)


 

Artículo para el Dobladillo de Contexto para el Primero de Mayo

España crece pero es más desigual. No hay más que hacer un breve repaso sobre los datos de las subidas salariales y la pérdida de peso relativo de los salarios en el conjunto de la economía; la injusta revalorización de las pensiones; la precariedad laboral instalada en una parte muy importante de la gente trabajadora de este país; la insuficiencia en los proyectos de PGE para ejercer un papel redistributivo mucho más ambicioso; y por supuesto, la tasa de desempleo que seguimos padeciendo, para comprobar que asistimos a una recuperación económica que se puede sintetizar en un slogan: crecemos sin repartir.

El crecimiento macro no va acompañado de una redistribución equitativa de la riqueza, cuando las previsiones macroeconómicas situarán un el aumento del PIB cerca del 3% para el año 2018, tras superar el año 2017 la producción de bienes y servicios de antes de la crisis.

En opinión de CCOO, esta realidad responde a causas múltiples, pero en la parte que más nos afecta directamente tiene que ver con una aparente paradoja. Están operando reformas pensadas y diseñadas para promover la devaluación interna del país. Y están operando en un momento de crecimiento económico, suponiendo un auténtico lastre para que ese crecimiento se distribuya de forma equitativa.

Por sintetizar mucho, las reformas laborales  dificultan la recuperación de los salarios (que han perdido un 7% de poder de compra entre 2008 y 2017, los sueldos más bajos el triple); la reforma de pensiones del año 2013 explica la raquítica subida del 0,25%; las medidas fiscales de los últimos años suponen una merma de más de 12 mil millones de euros que mantienen un fuerte diferencial fiscal con la media de la UE, y explican unos PGE insuficientes para impulsar el crecimiento equitativo.

IMG_1324A la vez hay que fijarse en la evolución de las empresas. En 2016 las sociedades no financieras ya ganaban 36.000 millones de euros más que antes de la recesión, y repartían 17.000 millones más en dividendos. Esta mejora además afecta al conjunto de las empresas, aunque la patronal utilice “el victimismo” de la situación de las pequeñas empresas, tan mayoritarias en España: el 84% de las PYMES tuvieron beneficios, por encima del porcentaje anterior a la recesión (77%).

Como ha ocurrido en otras fases históricas, los momentos de salida de las crisis cuando no son equitativos, inducen crecientes episodios de movilización social. La espectacular jornada del día 8 de marzo o las movilizaciones en torno a la cuestión de las pensiones, sitúan pistas sobre expresiones del descontento social que adquieren diversas formas.

En este contexto CCOO exige un cambio en la orientación de las políticas y en determinadas reformas. Se trata de impulsar un crecimiento sostenible sobre parámetros de mayor justicia social. Crecimiento CON distribución.

En esta tarea creemos que el papel del sindicalismo y particularmente de CCOO es fundamental. Para incidir en la distribución primaria y secundaria de la riqueza.

Queremos impulsar una propuesta sindical ofensiva, rigurosa y socialmente legitimada. Y un proceso de movilización asociado a esa propuesta, porque si bien el discurso sobre el necesario reparto de riqueza es casi hegemónico en la sociedad, las resistencias a él están muy bien sustentadas en los núcleos de poder reforzados en la gestión de la crisis

Algunos pasos hemos tratado de dar en esa línea: el acuerdo para la subida del SMI un 20%, situándolo en 850 euros en 14 pagas en 1 de enero de 2020, o el reciente acuerdo en la Mesa de la Función Pública. Son ejemplos de que la acción del sindicato puede alcanzar resultados positivos.

Algunos otros pasos tenemos que dar cuanto antes, para cambiar la dinámica de precarización social que afecta a buena parte de la clase trabajadora y sectores populares en España.

Necesitamos subir los salarios. Mejoras del poder adquisitivo de forma generalizada y especial atención a los más bajos. La negociación del Acuerdo de Negociación Colectiva para los próximos años debe orientar de forma clara esta reivindicación en los convenios colectivos.

Para CCOO, la lucha contra la precariedad es otro elemento fundamental. El crecimiento económico ha sido acompañado de una vuelta a tasas de contratación temporal del 27%, caso único en Europa. Hay que atajar el uso sistemático del contrato temporal que hace que millones de personas roten por contratos y puestos de trabajo, afectando especialmente a la gente joven. Necesitamos una legislación y unos incentivos económicos que penalicen el uso de esta forma de contratación. Por el contrario, cuando haya problemas en las empresas, el despido debe ser el último recurso y antes hay que tomar medidas pactadas con la representación sindical, y un fuerte apoyo de recursos públicos que eviten deteriorar los salarios.

Necesitamos garantizar el presente y el futuro del sistema público de pensiones. El sistema es perfectamente viable. No hay ninguna maldición económica que diga que las pensiones no son sostenibles. ¿Cuánto estamos dispuesto a dedicar a pagar pensiones de cada 100 euros que se producen en el país? ¿Cómo financiar ese gasto, ahora y dentro de 3 décadas? Ahora dedicamos unos 11 euros de cada 100 y en las próximas tres décadas habría que subir ese gasto hasta 15. Es posible hacerlo si se mejoran las fuentes de financiación de la Seguridad Social y en determinados momentos se dedican recursos adicionales. Esto más la modificación de las medidas unilaterales del Gobierno pueden garantizar el futuro del sistema público. Es cuestión de voluntad política.

Hay que atacar las brechas de género. Para que las mujeres tuvieran el mismo salario medio que los hombres, debiera incrementarse un 30%. La precariedad del tiempo parcial, la falta de dotación pública para atender las situaciones de dependencia, la segregación ocupacional que siguen sufriendo millones de compañeras, son parte del problema de desigualdad que pervive en nuestra sociedad.empleo de calidad

Tenemos un diferencial de presión fiscal de casi 7 puntos de PIB respecto a la UE. La lucha contra el fraude fiscal, poner coto a la elusión que hace que las empresas paguen  de sus beneficios menos impuestos que nuestras nóminas, son necesarias para fortalecer un sistema de protección social digno y hacer frente a los retos de la modernización del aparato productivo del país.

CCOO tiene una batería de propuestas respecto a estos temas. En la medida que no encuentren respuesta en quien tiene la obligación de procurar un desarrollo justo tras los durísimos años de crisis (Gobierno y Empresariado), vamos a ir a un proceso de movilización creciente. Que tiene que concitar seguimiento en la sociedad española. No son tiempos de pataletas sino de plantear una distribución justa de la riqueza y una democratización de las relaciones económicas y laborales en España. Las últimas reformas (laboral, fiscal o de pensiones) son un enorme lastre. Transformemos la realidad, desde la propuesta, desde la firmeza, desde la voluntad de negociación y desde la movilización social.

Deja un comentario

Secciones